UN NIÑO FUE DISCRIMINADO PORQUE SU MAMÁ ES TRABAJADORA DEL HOGAR

Sucedió en el Condominio Floresta del Urubo, en el municipio de Porongo, Santa Cruz, donde los vecinos del lugar notificaron a una familia, pues el hijo de la empleada doméstica estaba jugando la piscina común.

Este hecho indignó a la familia que contrata los servicios de la trabajadora del hogar por tiempo completo, pues vive con ellos al igual que su niño que estudia en un colegio cercano y algunas veces deciden salir los fines de semana, y otros no, pues el cariño entre ellos es mutuo.

“Ellos pasan 6 días a la semana con nosotros, si no más, cuando deciden quedarse el domingo a descansar en la casa. Lo cuál por la pandemia ha sido muy frecuente, además que son de otro departamento. Comen, duermen y despiertan en el mismo condominio que todos los otros vecinos. Están con nosotros hace casi un año. ¿Quién se cree en derecho de decir que el niño no puede usar la piscina?”, cuestiona un miembro de la familia.

“Él no es menos residente que otros niños que sean hijos de patrón. Hubo alguien que se acercó a él y para comunicarle que no podía usar la piscina. ¿Como supo esa persona que el niño era hijo de una empleada doméstica?, no entiendo cómo estamos en el año 2020 y todavía tenemos que lidiar con barbaridades como esta. El descaro es tanto que ya no tienen noción ni fundamentos para maquillar su racismo”, agrega.

La imagen puede contener: una o varias personas, personas de pie, árbol y exterior
La Defensoría de la Niñez a la cabeza de la Dra. Cristina Viruez llegó a investigar el hecho

El hecho fue conocido por la Defensoría del Niñez y la Adolescencia que investiga el caso ante la denuncia realizada, mientras que la familia que con la que vive el niño y la madre, sigue indignada con la situación.

“Si vamos a considerar que alguien que despierta y duerme en una casa con todas sus pertenencias durante un año es una visita, entonces realmente estamos mal”, dicen y terminan en su escrito: “Bolivia apesta a racismo, clasismo y colonialismo (…), que asco tener los vecinos que tengo”.

Por: Gustavo Gandarillas / Go Comunication Bolivia

También puede gustarle...